Ramses Reyes: ¿Donación u obligación?

  
El pasado noviembre de 2011,  se aprueba la Reforma de la Ley sobre Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células en seres humanos en Venezuela, donde se establece que el ser humano quien durante su vida haya manifestado su voluntad de donar, o aquél que no haya manifestado su voluntad en  contrario, se le extraerán órganos, tejidos y células, después de su muerte, con el fin de utilizarlos para trasplante en otros seres humanos, con objetivos terapéuticos, de investigación o de docencia, según corresponda, es decir, que todo Venezolano es donante salvo manifestación en contrario.
Cada ser humano es dueño de su vida y del producto de ella, considerando al cuerpo aun después de cesar sus funciones como uno de sus productos, otra persona no pude ni debe tener más derechos sobre el mismo. En Venezuela, la donación anteriormente era posible mediante la autorización escrita de los familiares del difunto ó porque la misma persona había manifestado en vida su voluntad de ser donador; parece ser anqué lo más apropiado, tedioso para un gobierno incompetente por excelencia, en vista de que incentivar que las personas manifiestan tal voluntad acarrearía un gasto y esfuerzo considerable, por lo cual ejercer el imperio de la ley podría ser mucho mas cómodo.

Entre las consideraciones para la aprobación de dicha ley, nos encontramos con el supuesto fin de solventar la gran problemática con relación a pacientes receptores de órganos tejidos o células necesarios para mejorar sus condiciones de salud y vida, tarea que bien en ocasiones se ha visto obstaculizada por la ausencia de donantes. Se podría decir ha simple vista que es una ley bastante altruista y que busca disminuir la problemática en materia de condiciones de salud y vida en Venezuela, pero ante un análisis más minucioso se aprecia que verdaderamente el problema sigue palpitante, y es que no basta con la creación de leyes para solucionar los problemas de un país, es necesario conjuntamente al desarrollo de un marco legal la ejecución de políticas publicas eficientes.

Si hacemos un recuento de los esfuerzos por parte del gobierno nacional para incentivar personas a convertirse en donantes,  no encontramos nada al respecto, es decir no ha puesto el dedo más que para crear una ley que condiciona al venezolano a ser donante hasta que manifieste lo contrario, ignorando completamente la libertad del individuo a decidir ser ó no ser generoso en cuanto a sus órganos. Campañas de difusión en materia de concienciación en cuanto a la donación seria un paso importante para cualquier gobierno que pretenda verdaderamente atacar esta problemática, pero poco de esto hemos visto y veremos ya que como es común creen haber solucionado todo con papel sellado.
¿Incentivar el Altruismo?
Carmen Luisa Milanés, coordinadora del Programa Nacional de Donación y Trasplante de Órganos del ministerio para la Salud alega que la Reforma de la Ley de Trasplante de Órganos y Materiales Anatómicos en Seres Humanos, señala que la ley permitirá que “la sociedad comprenda que puede ayudar de manera solidaria y altruista para que estos problemas disminuyan”; considerando al altruismo como un sacrificio personal en beneficio de otros, es indispensable que este sea de carácter voluntario, es decir que debe estar sometido al fuero interno y no a un régimen legal ya que en el ultimo caso estamos en presencia de una imposición por parte de estado. Carmen Luisa Milanés también hace referencia a un supuesto “consentimiento presunto” que establece dicha ley, lo cual podría interpretarse también como pedir prestado sin permiso; es este indudablemente hasta los momentos el argumento mas absurdo que ha utilizado un representante del gobierno nacional para para justificar ejercicio discrecional del poder del estado sobre la vida de los venezolanos y el producto de ellas.

¿El gobierno pretende con estas medidas  mejorar condiciones del sistema de  salud de los venezolanos?
Si bien fuera esta la intención del gobierno, la inversión, supervisión y ejecución de obras  en cuanto a esta materia fuese mayor; una gran muestra de la ineficiencia  e indiferencia por parte del gobierno es que permitiera durante el mes de Abril del mismo año de la aprobación de dicha ley, una huelga de enfermeros a nivel nacional para exigir reivindicaciones salariales y la dotación de insumos a los hospitales, huelga que puso en riesgo no solo la vida de quienes necesitan el servicio de estos enfermeros sino también de ellos mismos en vista que los mecanismos que utilizaron fueron la autoflagelación (huelga de hambre), esto como consecuencia de la no valoración de la dimensión del esfuerzo que realizan estos trabajadores entre otros del sector salud por parte del régimen. Como bien decía RennyOttolina; “No se puede hacer un país, ni a los realazos, ni con decretos. Un país se hace buscando cambios de actitud, cambios en los esquemas mentales.”
Hasta el próximo jueves, los quiere mucho:

Ramses J. Reyes V.
Contactos:
Correo: ramsesreyesv@mail.com
www.ramsesreyescarabobo.blogspot.com

Entradas populares de este blog

La política y el espectáculo en Venezuela

Ramsés Reyes: La MUD pretende impulsar un nuevo proyecto socialista

En Venezuela hay una falsa oposición