Venezuela pierde esperanza en la salida Constitucional


Es claro que quienes gobiernan Venezuela no terminan de comprender que su poder es limitado ya que este proviene o deriva del pueblo venezolano, pero este ultimo se los recordará de la peor manera, como consecuencia de los reiterados actos abusivos del primero que han atentando contra la vida, la libertad y los bienes de sus gobernados, colocando a los ciudadanos en una posición muy difícil a pesar de su tradición de obediencia; sin embargo, cuando todo ha sido arrebatado incluso el miedo se pierde. 

Es importante considerar que en la actualidad el órgano de mayor representatividad del pueblo venezolano, LA ASAMBLEA NACIONAL, ha sido castrado por no ser disuelta, considerando que su disolución sería una acción política y comunicacionalmente incorrecta, más allá de las implicaciones jurídicas que bien sabemos poco importan al Poder Ejecutivo y su brazo Judicial, el Tribunal Supremo de Justicia.

En esta difícil situación ha puesto el régimen al pueblo venezolano, incluso condicionando cada vez más su ultima esperanza constitucional, la posibilidad de un referéndum revocatorio que posiblemente jamás llegue a realizarse. De esta manera han acorralando a la ciudadanía, quien no tiene más opción que defenderse con todos los precarios recursos que estén a su alcance, dejando salir su estado más primitivo. 

Ante esto pareciera que una salida Constitucional y legal está fuera de contexto, sin embargo es necesario trascender al papel que bien sabemos aguanta todo como dicen algunos, esta posibilidad se funda en que cuando un pueblo es oprimido por un gobierno tiene el derecho legitimo y la obligación de resistir, enfrentar, derrocar y remplazar al mismo de ser necesario. 

No seré yo quien juzgue o decida la salida del régimen sino el pueblo venezolano en pleno; se avecinan tiempos de ira que ni la oposición Política podrá contener.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La política y el espectáculo en Venezuela

Ramsés Reyes: La MUD pretende impulsar un nuevo proyecto socialista

En Venezuela hay una falsa oposición